Los vinilos se pueden retirar. Un vinilo de calidad protege la pintura original, por lo que al ser retirado ni deja residuos de adhesivo, ni dañada la pintura.

Para retirar el adhesivo es recomendable aplicar calor para que el vinilo se desprenda con mayor facilidad.

Si el vinillo lleva mucho tiempo aplicado o no es un vinilo de calidad y el adhesivo una vez retirado la capa de vinilo es difícil de eliminar en la superficie, recomendamos 100% el producto de avery removedor de adhesivo

Como anécdota podemos comentar que en algunos países europeos, los coches más vendidos son de color blanco. Ponen el color con vinilo que desean, y al retirarlo pueden vender el coche con una imagen impecable y sin la degradación natural de la pintura. Incluso puedes cambiar de color con mucha frecuencia. La pintura se mantiene intacta años después.

Si los vinilos utilizados no son de calidad, ni adecuados para car wrapping, al retirarlos pueden aparecer problemas. Pueden llevarse la laca o la pintura original del coche. Al no ser óptimos para coches pueden dejar residuos del adhesivo que pueden incluso en ocasiones dañar la pintura al tratar de eliminarlos.